August 13, 2017

DECLARACIÓN DEL ARZOBISPO CHARLES J. CHAPUT, O.F.M. CAP. CON RESPECTO A LA VIOLENCIA RACIAL EN CHARLOTTESVILLE, VIRGINIA

El racismo es un veneno del alma. Es feo, el pecado original de nuestro país, una enfermedad que nunca se ha curado. Mezclado con el saludo nazi, la reliquia de un régimen que asesinó a millones, agrava la obscenidad. Por lo tanto la ola de enojo público sobre los eventos nacionalistas blancos en Charlottesville este fin de semana está bien justificada. Debemos orar especialmente por los heridos en la violencia.

Pero necesitamos algo más que declaraciones públicas piadosas. Si nuestro enojo hoy es solo otro virus mental desplazado mañana por la próxima distracción o indignación que nos encontramos en los medios, nada cambiará. Charlottesville importa. Es una instantánea de nuestro público expresando brutalmente odios reales; es un colapso de la moderación y el respeto mutuo que está sucediendo en todo el país. Es necesario mantener vivas en nuestras memorias las imágenes de Charlottesville. Si queremos un país diferente en el futuro, tenemos que empezar hoy con una conversión de nuestros corazones e insistir en lo mismo en otros. Esto puede sonar simple; pero la historia de nuestra nación y sus torturadas actitudes hacia las razas demuestra exactamente lo contrario.

+ Charles J. Chaput, O.F.M. Cap.
Arzobispo de Filadelfia