January 17, 2019

Columna del arzobispo Chaput: Marchando por la Vida, 2019

Este mes se cumple el 46 aniversario de la decisión de la Corte Suprema de Roe v. Wade, que efectivamente legalizó el aborto en demanda. También marca otra Marcha por la Vida anual, este año el 18 de enero. Es un momento para mirar atrás y mirar hacia adelante. La lucha contra el aborto de las últimas cuatro décadas enseña una lección muy útil; el mal habla mucho de «tolerancia» cuando es débil; cuando el mal es fuerte, la tolerancia real se pone de lado. Y la razón es simple. El mal no puede soportar el testimonio contrario de la verdad; no coexistirá  pacíficamente con la bondad, porque el mal insiste en ser visto como bueno y adorado como correcto.  Por lo tanto, el bien debe parecer odioso e incorrecto.

La misma existencia de personas, en la Marcha por la Vida y en otros lugares, que se niegan a aceptar el mal y que buscan actuar virtuosamente quema la conciencia de los que no se niegan. Y así, lógicamente, la gente que marcha y presiona y alza la voz para defender al niño por nacer será —y es— menospreciado por líderes y activistas de los medios de comunicación y aborto que han hecho del derecho a matar a un niño por nacer un santuario a la elección personal.

Hace setenta años, el aborto era un crimen contra la humanidad; hace cuatro décadas, los partidarios del aborto hablaban sobre la tragedia del aborto y la necesidad de que fuera seguro y raro. Esos días son cosa del pasado. Ahora el aborto no es solo un «derecho», sino un derecho que reclama dignidad positiva, la licencia para demonizar a sus oponentes y la precedencia para interferir con garantías constitucionales de libertad de expresión, reunión y religión. Ya no toleramos el aborto. Lo veneramos como un tótem.

A veces me preguntan si podemos ser optimistas, como creyentes, sobre el futuro de nuestro país. Mi respuesta es siempre la misma. El optimismo y el pesimismo son igualmente peligrosos para los cristianos porque Dios y el diablo están llenos de sorpresas. Pero la virtud de la esperanza es otro asunto. La Iglesia nos dice que debemos vivir en esperanza, y la esperanza es una criatura muy diferente que el optimismo. El gran escritor católico francés Georges Bernanos define la esperanza como «desesperación superada.» La esperanza es la convicción de que la soberanía, la belleza y la gloria de Dios permanecen a pesar de nuestras debilidades y nuestros fracasos. La esperanza es la gracia de confiar en que Dios es quien dice ser, y que en servirle, hacemos algo fértil y precioso para la renovación del mundo.

Nuestras vidas importan en la medida en que las damos para servir a Dios y ayudar a otras personas. Nuestras vidas importan no por quienes somos; por el contrario, importan debido a quien Dios es. Su misericordia, su justicia, su amor —estas son las cosas que mueven las galaxias y llegan al útero para tocar el feto con la grandeza del ser humano. Y nos convertimos en más humanos nosotros mismos por ver la humanidad en los pobres, los débiles y el niño por nacer, y entonces luchar por eso

En los últimos 46 años, el movimiento provida ha sido ignorado como algo que está muriendo demasiadas veces para ser contado; sin embargo, una y otra vez, defraudamos a los que nos critican y rehusamos morir. Y ¿por qué? Eso sucede porque la palabra de Dios y las obras de Dios no pasarán. Ninguna decisión del Tribunal, ninguna ley y ningún cabildeo político pueden cambiar alguna vez la verdad acerca de cuándo comienza la vida humana y la santidad que Dios concede a cada vida humana.

La verdad sobre la dignidad de la persona humana se quema en nuestros corazones por el fuego del amor de Dios. Y sólo podemos tratar con el calor de ese amor de dos maneras. Podemos convertir nuestro corazón en piedra; o podemos hacer de nuestros corazones y nuestros testimonios una fuente de luz para el mundo. Quienes marchan por la vida ya han hecho su elección. Es una ironía maravillosa que a pesar del clima a menudo feo de enero, no existe el invierno en el corazón del que Marcha por la Vida, sólo el calor de la presencia de Dios.  Y eso no deja espacio para el miedo o confusión o desesperación, porque Dios nunca abandona a su pueblo, y siempre gana el amor de Dios.

Cada uno de nosotros hemos sido creado y escogido por Dios para un propósito, tal como David fue elegido en la Escritura; lo que hace que las palabras del salmista hablen a cada uno de nosotros, año tras año:

Señor,
voy a cantarte una canción nueva;
voy a cantarte himnos con el
salterio.
Tú que das la victoria a los reyes;
tú que libraste a tu siervo David.

El salmista escribió estas palabras no en algún momento mágico de paz y felicidad, sino en medio de la lucha del pueblo judío para sobrevivir y mantenerse fiel a la alianza de Dios rodeado por enemigos y dividido internamente entre sí. Ese es el tipo de momento en que nos encontramos hoy. Nos encanta nuestro país y queremos que incorpore en la ley y en la práctica los más altos ideales de su fundación. Pero las naciones nacen y prosperan y luego declinan y mueren; y así le sucederá al nuestro. Hasta un buen César es todavía solamente un César. Sólo Jesucristo es Señor, y sólo Dios perdura. Nuestro trabajo consiste en trabajar tan fuerte como podamos, tan alegre como sea posible, durante el mayor tiempo posible, para fomentar una reverencia por la vida humana en nuestro país y para proteger la santidad de la persona humana, comenzando con el niño por nacer.

También tenemos una obligación más: vivir en esperanza; confiar en que Dios ve la debilidad de los vanos y poderosos y la fuerza del puro y débil. La Escritura nos recuerda que David mató al guerrero Goliat con una honda y «cinco piedras lisas del arroyo» (1 Sam 17:40).  Quien Marcha por la Vida no es sólo cinco piedras lisas, pero cientos de miles de ellas, unidos en espíritu por millones de otras personas buenas en todo el país. Nuestro trabajo consiste en matar el pecado del aborto y recuperar a las mujeres y los hombres que son cautivos de la cultura de la violencia y la desesperación que crea. A la larga, la razón da fuerza, no al revés. A la larga, la vida es más fuerte que la muerte, y su valor, su resistencia, su compasión incluso para aquellos que los agravian, sirve al Dios de la vida.

A lo largo de los Evangelios vemos que Jesús tiene poder sobre la enfermedad y la deformidad. Pero aún más radicalmente, la Escritura nos recuerda que Jesús es el Señor del sábado mismo -el día que se reserva todas las semanas en honor al Autor de toda la creación. El sábado es para el hombre, como dijo Jesús, no el hombre para el sábado. De igual manera, el Estado y sus tribunales y sus leyes fueron hechos para el hombre, no el hombre para el Estado. La persona humana es el sujeto de la vida y el sujeto de la historia; inmortal e infinitamente preciosa a los ojos de Dios; no un accidente de la química, no un mero espectador, y no un objeto sin alma para ser ratificado o desechado según el capricho de los poderosos o egoístas.

Si Jesús es el Señor del sábado, también es el Señor de la historia. Y tarde o temprano, a pesar de las debilidades de sus amigos y las fortalezas de sus enemigos, se hará su voluntad —si los poderosos de nuestro día lo aprueban o no.

# # #

Nota del editor: Las columnas se publicarán cada semana en www.CatholicPhilly.com  y también se pueden encontrar en http://archphila.org/archbishop-chaput/statements/statements.php.