February 18, 2019

Columna del arzobispo Chaput: Domingo de refugio

He aquí un simple hecho: hoy en día, cualquier persona puede conseguir en el Internet pornografía explícita gratis; incluso los contenidos más extremos —sin importar cuán abusivo o extraño, legal o ilegal, se pueden obtener por un precio. La mayoría de los jóvenes estadounidenses se  encuentran con la  pornografía al principio de su adolescencia. Millones de hombres y cada vez más mujeres la buscan de una forma adictiva; los usuarios hacen aproximadamente 70 millones de búsquedas de pornografía en la web cada día. Las personas preocupadas acerca de su hábito de la pornografía pueden ocultarlo fácilmente de los demás. El contenido explícito ahora es tan común que se ejecuta en la televisión.  

El gusto por la pornografía no es nuevo; no ha habido sociedad en la historia que haya estado libre de ella.  Lo nuevo es las tecnologías que permiten que el negocio del porno tenga tan gran alcance, fácil acceso desde cualquier lugar y la protección de la intimidad doméstica.  Los americanos nunca volverán a tener un mundo sin pornografía generalizada.  Muchas personas hacen dinero de ella: casi $ 100,000 millones anuales en el mundo y más de $ 13,000 millones aquí en Estados Unidos. También mucha gente ve la pornografía como una cuestión de elección personal. Y muchas personas se niegan a ver su impacto social más amplio; es muy raro que un candidato a un puesto público lo mencione como un problema.

Y sin embargo, la pornografía cambia realmente el cerebro. El siquiatra Norman Doidge describe el proceso en El cerebro que se cambia a sí mismo. La pornografía afecta la parte del cerebro que excita el placer, no la que lo satisface. De hecho, negar satisfacción es parte del poder de la pornografía.  «La neuroquímica de la pornografía está en gran parte relacionada con la dopamina, y eleva nuestro nivel de tensión —comenta. La pornografía, al ofrecer un harén sin fin de objetos sexuales, hiperactiva el sistema del apetitivo» y realmente cambia el cerebro. Crea lo que él llama «mapas» que el usuario desea mantener activados. Doidge compara a los hombres que usan pornografía con ratas de laboratorio en un experimento que presionan una barra para conseguir otra dosis de dopamina. Han sido seducidos en sesiones de entrenamiento pornográfico que llenan todas las condiciones requeridas para el cambio plástico de los mapas cerebrales».    

La pornografía en el Internet también conduce a los usuarios al contenido más especialmente adictivo para ellos. Todas las personas, Doidge nota,  tienen disparadores sexuales, actos sexuales que los excitan únicamente, a menudo mucho más oscuro de lo que imaginaban.  En el pasado, la mayoría de los hombres podrían ir por la vida sin jamás encontrar esos disparadores; hoy en día un hombre a través de los sitios pornográficos tropezará eventualmente con ellos, con resultados adictivos.

Aquí está el punto: la pornografía daña más allá que al adicto; degrada y humilla a los cónyuges; destruye la intimidad real; reduce a las personas –creadas a imagen y semejanza de Dios— a meros objetos.  Y esos son sólo los costos humanos inmediatos; el impacto real es mucho más amplio.

La industria de la pornografía alimenta y se alimenta de la explotación de mujeres y menores forzados al «trabajo sexual».  La pornografía es también un factor importante en el divorcio, la infidelidad y la destrucción de las familias.  Esto a su vez tiene un efecto geométrico; los niños de familias rotas muestran menor logro en la escuela, pobre salud emocional y niveles más altos de delincuencia y encarcelamiento.  En cambio, un matrimonio y familia intactos reducen en un 80 por ciento esas posibilidades, para el niño que crece en la pobreza. Una amplia gama de estudios han demostrado que las rupturas matrimoniales aumentan las tasas de pobreza, el embarazo adolescente, el crimen, la drogadicción y la enfermedad y cuestan al público estadounidense decenas de miles de millones de dólares cada año, y la pornografía es un disparador importante e invisible en la resultante cascada de dolor.

El 2 y 3 de marzo, la Arquidiócesis marcará su primer “Safe Haven Sunday” (Domingo de refugio).  Es un esfuerzo por nuestra Iglesia local, en asociación con la organización Covenant House, para ayudar a hombres y mujeres a protegerse ellos mismos, sus matrimonios y sus hijos, a protegerse de la propagación de la pornografía en sus casas y relaciones.  Hasta la fecha, 55 de nuestras parroquias han firmado para los recursos de Covenant House.  Clave entre esos recursos está el libro Equipped: Smart Catholic Parenting in a Sexualized Culture (Equipado: crianza católica inteligente en una cultura sexualizada).

Equipped incluye instrucciones sobre cómo unirse a una serie de email gratis.  Los correos electrónicos de la serie contienen importantes enlaces de vídeo para ayudar a los padres a fortalecer sus hogares como refugio, explicando las últimas aplicaciones, Google Safe Search, YouTube Restricted mode, los riesgos de las redes sociales y con consejos sobre cómo abordar la pornografía en línea.  Materiales de aplicación para la diócesis y las parroquias locales se pueden encontrar en https://learn.covenanteyes.com/safe-haven-sunday/

Finalmente, más información está siempre disponible en nuestra Oficina para Vida y Familia en   www.phillycatholiclife.org ,  o por teléfono al 215.587.0500.

Por favor únase conmigo orando y trabajando por el éxito de este buen proyecto

# # #

Nota del editor: Las columnas se publicarán cada semana en www.CatholicPhilly.com  y también se pueden encontrar en http://archphila.org/archbishop-chaput/statements/statements.php.