November 13, 2018

Columna del arzobispo Chaput: datos para los récords

A la comunidad católica de Filadelfia:

Queridos amigos:

De vez en cuando circula una historia en la prensa que requiere una respuesta.  Ése es mi propósito aquí.

Muchos de ustedes habrán visto el artículo del 12 de noviembre en el Philadelphia Inquirer sobre Stephen Szutenbach, un ex seminarista de Denver, y sus encuentros sexuales como adultos con Kent Drotar. El padre Drotar fue rector del Seminario San Juan Vianney de Denver por un tiempo durante mi mandato como Arzobispo de Denver; si no han leído la historia del Inquirer, los animo a hacerlo en: http://www2.philly.com/philly/news/catholic-sex-abuse-seminarians-chaput-denver-szutenbach-bishops-vianney-20181112.html

Menciono esto porque las pólizas arquidiocesanas de conducta y seguridad en Denver fueron observadas en todo momento en este asunto doloroso, y el artículo del Inquirer está gravemente errado en al menos dos de sus elementos principales.  La verdad es que:

* El padre Kent Drotar fue removido del ministerio por consejo de la Junta de Revisión de la Arquidiócesis de Denver–no debido a la amenaza de alguien de acudir a la prensa en cualquier momento.

* No se canceló el contrato de ningún miembro del personal o no se renovó debido al incidente de Szutenbach / Drotar. En ningún momento hubo «represalias» contra ninguna persona.

Tengan en cuenta que el asunto de Szutenbach/Drotar fue hace más de una década y tuvo que ver con conducta impropia de adultos. Esto de ninguna manera excusa o reduce su fealdad, pero tampoco implica una carencia sistémica de la vigilancia por parte del liderazgo de la Iglesia, o un desprecio por la seguridad de los menores y sus familias.  Cualquier sugerencia de lo contrario, dicho simplemente, no es veraz. Kent Drotar nunca ha tenido una denuncia antes o después de ese asunto.  Lo removí del seminario de Denver inmediatamente al enterarme de la cuestión por parte del  rector del seminario.  El padre Drotar entonces fue visto por varios profesionales de salud mental; ellos determinaron que él no era una amenaza y podría volver al ministerio.

El señor Szutenbach fue representado por un abogado civil, pero nunca se ha tomado ninguna acción civil o penal.  Después que el señor Szutenbach se presentó ante la Junta de revisión de Denver, la Junta consideró, debatió y finalmente recomendó la remoción del padre Drotar. Yo retiré a Kent Drotar permanentemente del ministerio el mismo día.

La historia de Inquirer también hace referencia a un asunto de investigación que involucra a nuestro seminario aquí en Filadelfia. El obispo Timothy Senior, rector del Seminario San Carlos Borromeo, publicó una carta sobre este asunto explicando nuestras políticas del seminario. Una copia se puede encontrar aquí, y vale la pena leerla.

Les dejo a ustedes que consideren el momento detrás de la aparición del artículo de ayer del Inquirer.

Estoy muy agradecido por su apoyo continuo en este tiempo difícil para la Iglesia.

Fraternalmente en Cristo Jesús,
+ Charles J. Chaput, O.F.M. CAp.                                                                                                                                  
Arzobispo de Filadelfia

# # #

Nota del editor: Las columnas se publicarán cada semana en www.CatholicPhilly.com y también se puede encontrar en http://archphila.org/archbishop-chaput/statements/statements.php.